Para terminar con las Playas de Reino Unido

La arena aterciopelada en las tres playas de Tenby recuerda a las islas tropicales. De las tres, te recomiendo conocer South Beach: más de un kilómetro de arena amarilla que se extiende por la costa de la isla de Santa Catalina hacia Giltar Point. Esta fantástica playa de bandera azul está formada por dunas increíbles  y mira hacia la isla de Caldey. Esta isla es propiedad de los monjes cistercienses que producen su propio chocolate, helados, galletas de mantequilla, yogur y perfumes. Todos estos productos están a la venta por lo que si puedes, no dudes en probarlos. Puedes ir en bote desde el Puerto de Tenby y, si hay  marea baja, desde un embarcadero móvil en Castle Beach.

Las arenas amarillas de la extensa playa de Holkham hacen que, cuando la marea está baja, se cree en el visitante un desconcertante sentido bidimensional del espacio, al fundirse el amarilla de su arena con el azul del mar. Incluso con mal tiempo, la caminata de seis kilómetros a lo largo de esta playa vale la pena por el ambiente melancólico que se respira. Hacia la parte posterior de la playa hay una línea de chozas justo delante de un pinar sombrío que es perfecto para evadirse del mundo y dejar volar los pensamientos. La arena es polvo, así que si tienes tiempo puedes retomar un bonito recuerdo de infancia y construir un castillo de arena. El acceso a la playa es a través de Drive Lady Anne en la aldea de Holkham, o a lo largo de la carretera de la costa oeste de Wells-next-the-Sea.

Castillos de arena
Arena y pinos

Anuncios

Playas de Reino Unido… porque en el Norte también hay playas estupendas.

Esta semana me apetece hablaros de las playas de Reino Unido y qué mejor manera de empezar por las mejores: Las playas de arena, en las que uno se tumba más cómodo y puede dar largos paseos descalzo por la orilla.

La isla de Harris, a 30 millas de la costa noroeste de Escocia, tiene un paisaje espectacular, pero nada comparable con el paisaje de la playa de Huisinis. No hay chiringuitos playeros, ni tumbonas y si te despistas… ¡apenas hay gente! Únicamente encontrarás arena blanca a lo largo de unas 15 millas. Su acceso es una carretera que va de la costa hacia el norte montañoso. Esta playa está dominada por un grupo de cercados y cabañas con vistas al Atlántico y a la isla deshabitada de Escarpa. Está en mi lista de lugares a los que volver, sitio ideal para perderse, disfrutar de las vistas y dejarse llevar por la soledad.

de faros va la cosa IV

La Bahía de Barafundle en Pembrokeshire es uno de los sitios más perdidos que conozco, los coches no pueden acceder a esta bahía privada, lo que significa que sólo unos pocos afortunados comparten el paisaje de este lugar tan mágico. Para acceder tendrás que hacerlo desde el pequeño puerto de Stackpole Quay, tomar el sendero que va por el acantilado sobre las dunas y a través de arcos de piedra y bajando una escarpada y boscosa pendiente lograrás alcanzar las arenas amarillas de Barafundle. La playa está orientada al este y rodeado de acantilados de piedra caliza, por lo que no llega el viento atlántico sólo encontrarás uan suave playa de arena y la brisa del mar.

Bahia Inglesa

Una de mis playas favoritas y la mejor de Portugal

Después de un tiempo sin escribir por aquí hoy he decidido retomar mi actividad … ha sido una época a tope pero eso no quita para que pasado el temporal se puedan retomar las cosas que a uno le gusta.

Quiero hablaros de la playa de Doña Ana,  situada en el Algarve y calificada como la más hermosa  de Portugal. He de decir que esto es totalmente cierto. A pesar de ser una de las zonas más turísticas que conozco, no queda ni un solo metro urbanizable en la zona,  el perfil rocoso domina el paisaje siendo inevitable dirigir la mirada hacia su perfilados y rocosos acantilados y dejar volar los pensamientos.  Las rocas donde los niños juegan en verano y la orilla llena de sombrillas y gentío no hacen de menos el azul de sus aguas.

Se accede a ella por unas escaleritas de madera, en una pendiente suave, ya que parece inaccesible al mundo. Una vez llegas a su arena ya puedes comenzar un paseo relajante y si llegas a uno de los extremos de la playa verás que mediante un túnel natural, de paredes rocosas, puedes acceder a una “playa secreta” justo al lado. La verdad que merece la pena pasar ahí las tardes y llegar a ver atardecer sobre el horizonte de sus calmadas aguas.

Es uno de mis sitios favoritos donde perderme en verano y uno de los que más añoro cuando  el invierno me rodea.

Playa de Arrifana